Jesús Quintero aboga por la defensa de la esencia de lo andaluz en su nombramiento como capataz de honor de la Fiesta de la Vendimia

El periodista onubense Jesús Quintero ha abogado por la defensa de la esencia de lo andaluz en su discurso de investidura como capataz de honor de la LVI Fiesta de la Vendimia Montilla-Moriles.
Durante su intervención, en la que no han faltado referencias a Unamuno, Séneca y Ortega y Gasset, el popular comunicador ha insistido en que "hay patriotas, hoy nacionalistas, que necesitan convencerse y convencer a los demás de que su tierra es la más grande, la mejor; nosotros, los andaluces, no necesitamos que Andalucía se eche un pulso con otras tierras, yo prefiero pensar como Séneca, que nadie ama a su tierra por ser grande, sino por ser suya; no ama a sus campos por ser los más fértiles, sino por que son nuestros", ha indicado el periodista, quien ha añadido que "llegará un día, hermanos andaluces, en el que Andalucía volverá a ser tierra tolerante, sabia, culta y sensible, una tierra fiel a sí misma y a sus esencias".

Jesús Quintero ha insistido en que "desde la más remota antigüedad, Andalucía ha sido una sociedad agraria, según Ortega y Gasset, una de nuestras principales señas de identidad, pero es una tierra de personas que no hemos nacido para conquistar con las armas, sino con el talento, el arte, la belleza y el corazón; por lo que todos los pueblos que nos conquistaron a lo largo de la Historia, terminaron conquistados por esta luz y por este sentido del tiempo y de la existencia". No ha olvidado, asimismo, tildar de caldos de mucha calidad "y los más naturales de Andalucía" a los vinos de Montilla-Moriles, de los que es ya, merced a su nombramiento como capataz de honor, embajador.

Ese nombramiento ha tenido lugar por primera vez en el Castillo del Gran Capitán, futuro Museo del Vino de Andalucía y lugar en el que el responsable programas televisivos y radiofónicos tan legendarios como 'El loco de de la colina', 'El perro verde' o 'Ratones coloraos' ha recibido el testigo como embajador de los caldos -las llaves de la bodega de la Casa del Inca, que simboliza las de todas las bodegas del marco Montilla-Moriles- de manos del capataz de 2010, el escritor y pintor jiennense de nacimiento y cordobés de adopción Ginés Liébana. En el mismo acto, el Ayuntamiento ha honrado a agricultores y bodegueros con la entrega de distinciones a los que son ya el primer capataz de campo de la Fiesta de la Vendimia, el presidente de la Cooperativa La Aurora, Juan Rafael Portero, y el primer capataz de bodega, el presidente de las Bodegas Toro Albalá, Antonio Sánchez. "Dos sabios en el oficio que han sido elegidos por su gremio y que han demostrado sobradamente que el vino es una demostración palpable de la capacidad del hombre", ha reseñado el alcalde de Montilla, Federico Cabello de Alba, en su intervención, anterior a la de Jesús Quintero.

El regidor, quien le ha deseado al periodista que "triunfes en el empeño" de difundir las excelencias de los caldos de Montilla-Moriles, ha recordado la importancia que tiene esa difusión del vino para esta comarca cordobesa destacando que "la vid y el vino son inseparables de la economía de numerosos pueblos productores y consumidores, esencialmente a través de los innumerables empleos inducidos a todos los niveles del sector, y contribuyen así a la riqueza de nuestra gente".

Federico Cabello de Alba ha defendido la singularidad de los caldos haciendo hincapié en que, en virtud de esa dimensión cultural y socioeconómica, el vino no es una bebida alcohólica como las obras. Así, el alcalde ha defendido que se trata de "un verdadero alimento mediterráneo, al que la investigación nutricional y médica reconoce el estatuto de modelo dietético de porvenir", por lo que ha añadido que "el vino necesita dar a conocer su especifidad y su identidad". El regidor ha destacado la necesidad de educar a los consumidores, "en especial a los jóvenes adultos", para darles los medios de un consumo responsable y moderado, compatible con las apuestas de la salud pública. "Ese es nuestro reto, el reto de nuestra tierra y en el que hoy te embarcamos, querido capataz, querido Jesús, ser el celoso guardián de este tesoro te va a dar poder, el poder de dar felicidad...levantando una copa y ofreciendo a un amigo vino joven, amontillado, oloroso o pedro ximénez", ha relatado Federico Cabello de Alba.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Política de Cookies